Tratamiento estético mediante bótox en Vigo

Bótox, Toxina Botulínica

La toxina botulínica tipo A, se utiliza para relajar de forma selectiva ciertos músculos, evitando que se contraigan. En el ámbito de la Medicina Estética, podemos emplearla para el tratamiento de las arrugas frontales y glabelares, ya que al relajar los músculos de esta zona superior de la cara, se relaja la piel, que se encuentra íntimamente adherida a ellos. También sirve para tratar las conocidas como “patas de gallo”, que son las arrugas que se producen en los laterales de los ojos cuando nos molesta la luz o nos reímos.

Otros de los usos aprobados del bótox es el tratamiento de la hiperhidrosis, o sudoración excesiva, que algunas personas sufren en axilas, palmas de manos o plantas de los pies, y que resulta muy incómodo y desagradable para las personas que lo sufren.

Contactar

Bótox, Toxina Botulínica

Beneficios que ofrece el tratamiento por bótox

  • La atenuación o desaparición de arrugas en frente y entrecejo, así como las “patas de gallo”. Mayor brillo en la piel frontal.
  • Disminución de la sudoración si se usa en axilas, palmas de las manos o plantas de los pies.
  • Prácticamente indoloro.
  • Efectos visibles tras las 24-72 horas
  • Mayor luminosidad en la piel, debido a su efecto a nivel de las glándulas secretoras de la piel.
Beneficios que ofrece el tratamiento por bótox

Preguntas frecuentes sobre el tratamiento con toxima botulínica

¿Cómo actúa el bótox?

La toxina botulínica tipo evita que los músculos se contraigan, consiguiendo un estado de relajación que hace que no aparezcan arrugas aunque intentemos gesticular con fuerza. Actúa localmente en los puntos de inyección.

Lo paralizado que quede el músculo depende de las dosis que se utilicen, por lo que se pueden conseguir resultados muy naturales.

¿Cómo es el procedimiento?

A la hora de inyectarse bótox, primeramente es necesaria una valoración del caso. El cirujano plástico le explicará el proceso, así como también tomará fotografías para valorar el mejor método de actuación.

¿Cuánto dura el tratamiento de toxima butolínica?

El tratamiento con toxina botulínica puede durar entre 15 y 30 minutos, en función de las zonas a tratar. El médico realiza una limpieza de la piel donde se va a inyectar el producto y al finalizar puede aplicar alguna pomada que disminuya la probabilidad de aparición de pequeños hematomas.

¿Existen efectos secundarios por el bótox?

Los efectos secundarios al bótiox, cuando ocurren, suelen ser leves o moderados, y temporales. La mayor parte están relacionados con la forma de administración de la toxina, que es mediante inyecciones, lo que puede producir algún pequeño hematoma o inflamación en las zonas de punción, siendo necesario evitar la exposición solar y la aplicación de frío local o alguna pomada que le indique su médico.

Otros efectos secundarios más raros, pueden deberse a la difusión de la toxina, pero la duración de este efecto es temporal, normalmente de unas semanas.

¿Cuánto dura el efecto de la toxina butolínica?

La duración de la acción de la toxina botulínica para el tratamiento de las arrugas frontales es de 4 a 6 meses en condiciones normales, que es el tiempo que el cuerpo tarda en volver a generar nuevos receptores en las terminaciones nerviosas y producir nuevas conexiones con el músculo. No se debe realizar una nueva sesión de tratamiento con toxina botulínica antes de los 6 meses, ya que se puede generar resistencia a la misma y no conseguiríamos el efecto deseado.

En el caso de la hiperhidrosis, la duración suele ser mayor, de hasta 12 meses.

 Preguntas frecuentes sobre el tratamiento con toxima botulínica